La melancolía

La melancolía surge de repente, como quien abre, por azar o por morbo o por hastío, un libro de Alejandra Pizarnik. Prosa Completa, Editorial Lumen. De entre sus páginas todavía blancas y no amarillas cae una tarjeta postal, la postal es de un óleo, El Columpio, el pintor es Pierre Auguste Renoir (1841 – 1919) y trae unas palabras escritas que por su honda, oscura, vertiginosa, imposibilidad, es mejor no trascribir. Me pongo a pensar, a la par, en el arte que nunca miraré y en las bocas que nunca besaré. Una melancolía traspasa mis huesos mientras recorro con las yemas de mis dedos, en un explícito erotismo, el lomo de mis libros. Doy otro trago a mi café y continúo arreglando mi biblioteca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s