El monstruo

obscure_monster_art_31_by_darkcapilla-d67q1th1

A veces me veo a mí mismo como un bulto asqueroso de sangre y grasa, todo mezclado, el blanco y el rojo; ese contraste es de mis favoritos. La sangre sobre la nieve: qué belleza, la pura belleza latiendo en un mundo pacifico que es manchado con la violencia de la mera existencia. Sólo eso se necesita. A veces pienso en nuestros problemas, en todos los problemas humanos que sentimos los más importantes y urgentes, pero respecto al cosmos somos apenas un poco más grandes que una hormiga. Dígame usted, improbable pero no imposible lector, ¿a usted le preocupan los problemas matrimoniales de una hormiga? ¿le preocupa si una hormiga puede o no puede ir a trabajar por el gasolinazo? ¿le preocupa si una hormiga puede o no puede entrar a la universidad de las hormigas? A veces me veo a mí mismo como una colección de inutilidades, como un museo de polvo y sombras. Me leo y tengo ganas de caer incinerado en medio de un verso de Roberto Juarroz. Recojo las esporas de mi otrora divinidad para arrojarlas al viento; me voy despedazando los pies a cada paso que doy. A veces me veo mezclado en blanco y negro, como un amante trasnochado del expresionismo alemán; un amante del cine mudo, un amante del silencio, un amante, silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s