Familiar y extraño

escalera-triple[1].jpg

Si escribo, por ejemplo, “…el chirrido de la escalera sonó, por primera vez, familiar y extraño”. Pienso, por ejemplo, que es familiar porque todos los miembros de la familia sabían que un escalón, en específico, al pisarlo hacía un chirrido particular; pero también pienso que es extraño porque el personaje que está en la casa, creía estar solo. Todo esto queda fuera del texto. Entonces surge una apremiante pregunta, ¿quién está en la casa? ¿quién aparte del dueño de la casa está en la casa? Y dado que es extraño, ¿quién entró sin ser invitado o invitada? Ahora puedo escribir, por ejemplo, “la mano que se deslizaba por el pasamanos hacía un sonido particular, como si lo estuvieran rayando con un objeto de metal”. Entonces el improbable pero no imposible lector puede adivinar que se trata de un anillo, tal vez algo simbólico, un anillo de bodas. ¿Es la madre psicópata que se escapó de la cárcel para terminar lo que empezó y matar al dueño de la casa, su marido? El marido probablemente todavía tenga secuelas de la última pelea; cuando ella, exaltada por un estúpido discurso feminista, asesinó a sus dos pequeños hijos y golpeo a su marido hasta casi matarlo. Ella, tal vez, encerrada en la cárcel sólo iba de un lado a otro, pensando, meditando, cómo terminar el trabajo. No dejaría que venciera el falo, no permitiría que el falo siguiera con vida. Su cabeza estaba a punto de estallar; todo lo represivo tenía figura fálica, los barrotes, las macanas de los policías. Escapó, simplemente escapó para terminar el trabajo. Pero esto, repito, sólo es una teoría. Habría otras preguntas que contestar, por ejemplo, ¿cómo escapó? Y en medio del escape, ¿cómo es que pudo recuperar su anillo de matrimonio? Y después, ¿qué pasaría con la próxima pelea? El marido ya no estaría descuidado, el marido probablemente ya la estaría esperando con un cuchillo en la mano (¡un cuchillo!, ese espantoso instrumento fálico capaz de arrebatarle la vida.) Pero ¿y si él la ama y si él es incapaz de atacarla? Podría escribir, por ejemplo, “a cada paso de la inesperada visita, una nueva pregunta rasgaba los nervios, un enigma se inoculaba en la sangre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s