Escoria

a__schopenhauer_by_mtugrul1
A. Schopenhauer by mtugrul

Desde hace algunos años, tal vez décadas, se ha puesto de moda demostrar la inteligencia con una actitud amarga. Los imbéciles creen que si actúan como amargados, todos les atribuiremos una inteligencia superior, incluso perenne. Yo mismo, en múltiples ocasiones, he caído en esa trampa. Pero Spinoza, que fue un judío limpialentes muy inteligente, dijo que la finalidad de las reflexiones intelectuales (filosóficas) es la felicidad. Cierto, la definición de Spinoza es bastante cursi, pero a veces ser cursi es, también, lo más inteligente. Hay muchas maneras de ser inteligentes. Cierto, la gente que se ríe todo el tiempo me resulta molesta, pero no por eso los considero imbéciles; sólo me molestan tanto como si una abeja me picara en los testículos todo el tiempo. Pero el caso contrario, los amargados o peor los que actúan la amargura, no son geniales sólo por tener o fingir tener la bilis derramada; los peores, los amargados que todo critican y que para todo tienen una opinión crítica; que les dan 1.3 (en una escala del 1 al 10) a las películas o a los discos, y ya por eso son… ¿inteligentes? En realidad muchos son sólo escoria. Ser amargado y nihilista no te convierte en automático en Schopenhauer, Nietzsche o Cioran. Ellos eran geniales porque tenían amargura y talento. La pura amargura no sirve para nada. Creo que eso ha quedado claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s