La niebla

La niebla cruzando los muelles de mis manos.
Una voz que nace de otra voz que se desvanece,
como la belleza de la música,
en el rocío que es canto.
Yo te espero del otro lado de la montaña,
con tu nombre como un cuchillo en el corazón;
sólo tus besos son bálsamo y tormenta
para curar esta enferma quietud.

12/10/2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s