Las aventuras del señor González II

burcrata-arraigado-126850371

—Secretaría del Trabajo en el Estado, ¿en qué podemos ayudarlo?
—Sí, soy Getzemaní González. Me llega un descuento vía nómina que va creciendo y creciendo. No sé a qué corresponda. Viene con la clave 666.
—Es su depósito para transpasos metafísicos.
—¿Y eso qué significa?
—Es para reservarle un lugar en el infierno
—¡¿El infierno?!
—No se preocupe, actualmente el infierno cuenta con muchos planes de financiamiento. Usted aportando quincenalmente se puede hacer de un lugar verdaderamente bueno.
—¿En el infierno? Yo pensaba que me iría al cielo. Y de todos modos ¿por qué me llega el descuento vía nómina?
—Señor González, por favor, no sea usted ingenuo. Todo lo que ha hecho ¿y todavía pide irse al cielo? No sea cínico. Además, si usted comienza a invertir desde hoy en su alma, posiblemente a la hora de morir pueda conseguir una suite junto a Keith Richards…
—¿Y lo otro…?
—¿Qué otro?
—¿Qué carajo tiene que ver el gobierno con esto?
—Su gobierno lo ama, Señor González, se preocupa por el descanso de su alma. Desde hace unos años se hace el descuento en automático, igual que el Seguro Social.
—¿Y un lugar en el cielo no puedo pedir?
—No me haga reír Señor González. Sea serio, ¿con su sueldo?
—Es que no me gusta Keith Richards…
—Tenemos otras opciones, Señor González, algunas más caras, otras más baratas. Le suplico que no sea codo, es de la eternidad de lo que hablamos aquí…
—¿Qué pasa si suspendo el pago?
—Para los morosos (así los llamamos) existe el limbo, que no es cielo ni infierno sino más bien todo lo contrario. Es el peor lugar que existe, dicen los que saben.
—Es que necesito el dinero para alcohol… Yo creo en gozar el presente y que después de la muerte no hay nada.
—Pues como dijo al ateo agonizante que mandó llamar al cura: por aquello de las malditas dudas. Piense en ello.
—No sé…
—…
—Bueno, bueno…
—Para dar de baja el servicio sólo necesitamos una acta de nacimiento, matrimonio y defunción. La CURP desde sus tatarabuelos hasta sus nietos. El SAT. Una lista de mujeres que se pudo haber cogido y dejó escapar y…
—¡Chinguen a su madre!
—¿Perdón…?
—¡Chinguen a su madre!
—Qué grosero Señor González… Yo pienso que…
—(…)
—¡Señor González, Señor González!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s