horror

tus ojos se abren como el horror
como las flores en la madrugada;
tus lágrimas son como el rocío
(de transparente belleza)
vivo como las flores que se marchitan
en una tumba.
la vida es polvo, ceniza,
espora, miedo.
los pistilos de la vida crujen
como los huesos del muerto
que aún tiene un poema
(pudriéndose)
en la boca.

tus ojos se abren como la sombra
de un cuchillo
que corta la sombra del día
de la que te ha abandonado.
la sombra de un vaso
se llena de sombra
la sombra de la sombra
y lo bebe la sombra del que fui.

tengo una ausencia añeja
que me pellizca el alma;
mis gritos te despiertan.
tus ojos se abren, cadáver,
como el aroma pusilánime de lo podrido.
y me ves. y te ves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s