Soliloquios de un desahuciado

Soliloquios de un desahuciado
en el bar de mis sueños,
un éxodo para corazones rotos,
llora hasta convertirte en una estatua de lágrimas.
Bórrate el nombre
arráncatelo de la piel
aquí no sirve…
Vamos a escuchar Blues
y recitar la poesía que por la noche
nos ahoga con la almohada.
Vas a bailar con la muerte
afilarás su guaraña con tus venas
y no morirás, es lo peor,
no podrás morir de nuevo.
En otro bar
una puta cuenta tu historia
haciéndose la víctima, exitada,
por sus entrañas tu alcohol todavía corre
y se acostará con otros
pero pensará en ti.
Así es la vida
-me dijo un anciano-
me dio un poema con las palabras más sucias del mundo…
era un poema de amor.

Hay que sentir frío
sentir cómo esa sensación te cubre los huesos
para apretarlos con un dolor delicioso.

A M.M
Mirando al Sur
te encuentro
con tus dedos largos y limpios
como flores con rocío
que en la madrugada mojan mis sueños.
Esta vez
he dejado de ver las estrellas
para ver lo que está frente a mí,
lo que tantos años ha estado frente a mí,
y te encuentro
con tus palabras cálidas,
tu hermosa relajación,
tus pensamientos tan simples e importantes,
con tu sonrisa que es un eco
de pájaros de bálsamo
que vuelan por mis entrañas.
Encuentro tu silueta en la noche
como un poema que recitan las sombras
como una enredadera de líneas perfectas
que guardan enigmas que me fascinan,
y las respuestas me asombran, te percibo, me alegro…
Quizá seas un abismo
y me duela la caída. No lo sé.
Lo que sé es que me quiero lanzar
esta
y todas las noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s