Aves ebrias

Aves ebrias de amor se infiltran por el hilo de los pensamientos. Caemos en picada al ocaso de la nada. Dulces, como el suicidio, cantamos nuestro abandono. El eco acaso de lo indeterminado. Aborrezco las palabras no dichas y las emociones no sentidas; esa ausencia, esos fantasmas, sin embargo, terapéuticos. Dime si la noche se embelesa bajo tu falda, su las nubes son tormentas de … Continúa leyendo Aves ebrias

La oración

Nos hemos citado a la hora de siempre, en el lugar de siempre. Son las diez de la noche. Los niños duermen y los demonios se desatan, las lujurias se descuelgan del cielo y las calles comienzan a despoblarse. La cortina de la habitación se mece lentamente en un aire que refresca alegremente después de una tremenda tormenta. Después de la tormenta viene la cama. … Continúa leyendo La oración