Cartas pornográficas

tumblr_mdn5baUSwQ1r11u3po1_500

Tengo ganas de escribirte miles de cartas pornográficas que describan lo erótico del simulacro, el juego de la imaginación y la ternura de los colibries. Un poema que sea como un beso ardiendo en medio del desierto. Decirte que mis ojos sólo te miran a ti, aunque no te vean, capullo de fuego. Un ensayo sobre el aroma de las flores, sobre el rocío de las hojas de los naranjos en las madrugadas. Un ensayo de luciérnagas y ríos. Tengo ganas de expresarte mis sueños, mis anhelos, mis deseos, la locura de mi carne y la lujuria de mi sangre. Explicarte lo que eres y no. ¿Cómo te explico que yo nací podrido? ¿Cómo te digo que nunca he amado la vida y que siempre he tratado de escapar? Yo soy un pedazo de nada. Tengo unas ganas, que no debería tener, de decirte que me estás gustando, que últimamente sonrío solo por pensar en ti. Yo que siempre me ufane de tener las palabras a mi disposición, ahora dudo, tanteo, rodeo, las metáforas. No es amor, no. Es odio a tu ausencia. Un poema que es como Buda, el luminoso, masturbándose en el baile privado de un tabledance. Un Jesucristo borracho. Un Dionisio devoto. Un ensayo sobre la pasión de los gitanos, sobre las novelas inéditas de Gabriel García Márquez; sobre piedras boxeadoras y lúbricas. Un aforismo que refleje el cadáver caníbal que se desolla en nauseabundos pedazos por no tenerte en mi cama, ahora mismo, para siempre. ¿Cómo explicarte mis ansias suicidas incluso cuando estoy contento, cuando soy el hombre más feliz del mundo y sólo quiero desaparecer? Pero tampoco quiero que me entiendas; entenderme sería inocularte mis fantasmas. Sólo te explico mis ausencias, mi amor al alcohol, mi odio. Tengo ganas de hacerte soñar conmigo, que sientas lo que yo siento cuando amanezco abrazado a un puño de almohadas. Que humedezcas. Que te toques, que gimas y llores de placer, imaginando mi lengua laberíntica entre tus muslos, mis dedos deslizándose en tu clítoris. No me olvides, me aferro a tus recuerdos como un monstruo que encaja sus garras en la memoria de la mujer que lo enloquece. No me olvides. Tengo ganas de transmitirte el placer de desear, el goce del cuerpo solitario y la conciencia expandiéndose en universos imperecederos. De escribir, si es posible escribir, este hacerle el amor a tu fantasma, besar tus pies, tus pantorrillas, tus piernas. Ad infinitum. De escribir, mientras me sirvo otra copa de güisqui y prendo un cigarro, que quiero tatuar todos mis relatos obscenos en tu espalda. De escribir eso que no se puede escribir, esa desazón, ese desamparo, esa desesperanza; más allá de todo lo que he leído, sentido y amado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s