Te espero

Te espero como se esperan los milagros, al lado del desasosiego, entre la verdad y el pecado; fumando y bebiendo, observando el cielo infinito y sus estrellas que a fuerza de brillar se abren paso entre la bruma. Te espero para serte, para ser, un ocaso entre tus piernas, un amanecer al lado de tus caderas, envueltos en el almíbar del amor y la clandestinidad. Un canto o un exhorto, un mero estar. Te espero para fundirme con tu ser, para saborear cada pedazo de tu piel y beberte, como se dice de ciertos elixires, para que la vida me atraviese los huesos y las venas. Te espero obscena, tierna, puta, señorita; en medio de la sociedad, entre callejones oscuros y almas iluminadas, para hacer malabares con lo imposible, para hacernos el amor y el perdón, para gozar dentro de los sueños de los dioses, en las ruinas de las ciudades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s