De madrugada

Sergey-Sivyakov-600x360[1]
Fotografía de Sergey Sivyakov

Te escribo de madrugada, acaso para que mis palabras parezcan más producto del ensueño que del delirio. Escribo tocando puertas, asomándome como un niño travieso a través de las ventanas de tu alma. Como un secreto, para conservar lo sagrado. Entonces el corazón es otro de los tantos artilugios de la memoria. Secreto, dije, no con la altanería clásica del que se engaña a sí mismo, del que cree en su propia sabiduría, sino con la alquimia de lo que es desconocido incluso para mí y para ti. Algo que se nos oculta, así como los olas ocultan la esencia de la sal. Escribo de madrugada, en horas que no le pertenecen a nadie y que soy violenta y destructiblemente libre. Escribo como conjugando las sombras de tus caderas, o como haciéndole guiños a los fantasmas que habitan la música. Escribo para forjar un cardumen de besos que explote en tu espalda, o para dejar de llorar, o para aullar hasta cuartear la luna o para no morirme de tanto no morirme a tu lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s