Insomnio

Es cierto que llevo meses sin poder dormir; deambulo en mi habitación y siento que los minutos y las horas se atragantan en mi garganta. El sabor del tiempo detenido es amargo, es vomitivo, como agua estancada en la eternidad. Es cierto que el insomnio es como una víbora que cada noche cambia de piel para inventar torturas nuevas, nuevos signos que entretienen y entristecen … Continúa leyendo Insomnio