El día que soñé con Julio Cortázar

Unas cámaras de televisión. Pero detrás de las cámaras, nada, nadie. O más bien el universo, un lugar frío y violento. Un crimen sin jueces y sin verdugo, un crimen sin juicio y sin víctima aparente. Y esa monstruosidad negra u oscura, esa nada es un espejo cuasinfinito. Esa es la crueldad: hacer que te veas a ti mismo como lo que eres y no … Continúa leyendo El día que soñé con Julio Cortázar